Originalmente publicado en LUZ ADRIANA TIRADO VELANDIA Y ANDRÉS PAZ PAREJA:

Luz Adriana y Andrés

A pesar de los determinismos biológicos, psicológicos y socioculturales, hemos aprehendido que aun queda un margen para la libre elección. Estudiando nuestra propia vida, identificamos que desde muy pequeños nos resistimos intuitivamente a los determinismos, a los caminos señalados, a los senderos densamente transitados.

Por eso hoy, cuando nuestra existencia nos marca 30 y 32 años en el calendario, siendo conscientes de las personalidades que hemos heredado y aprendido; queremos mediante este escrito ejercer un acto de soberanía sobre nuestras propias vidas. Hemos elegido una Personalidad Formativa.

Somos muy conscientes que de este tipo de personalidad se deriva un modo de actuar especifico e incluso una nueva identidad. Por este motivo, ya estamos en capacidad de empezar a definir lo que Somos y lo que Seremos.

El primer elemento de lo que Somos son nuestros Roles. El segundo nuestros Afectos, y el tercero nuestras Creencias.

Cada uno de los roles que nos plantea…

Ver original 555 palabras más

Originalmente publicado en LUZ ADRIANA TIRADO VELANDIA Y ANDRÉS PAZ PAREJA:

El sábado 26 de enero de 2013 nació oficialmente nuestra Escuela-Taller de Formación Afectiva. La inauguramos con dos Aprehendices: Aura y Didier. Ese día les hicimos una presentación general de lo que sería su ruta de formación; lo que aprehenderíamos, para que nos serviría lo que aprehenderíamos y cómo podíamos obtener Recursos Vitales (Vínculos Afectivos, Conocimientos sobre el juego de la Vida y Dinero) practicando y enseñando lo que aprehenderíamos.

Hemos creado esta Escuela-Taller de Formación Afectiva con un objetivo: Multiplicarnos. Somos los primeros Formadores Afectivos y estamos listos para enseñar este Oficio. Un Oficio que solo puede ser ejercido en el marco de la Comunidad Formativa El Taller.

Como toda Escuela, adoptamos un enfoque pedagógico. En nuestro caso es la Pedagogía Conceptual. Y lo hacemos por tres razones: una afectiva, otra intelectual y una práctica. La razón afectiva es que amamos este modelo. Sentimos genuino aprecio por él. De hecho, hoy…

Ver original 644 palabras más

PRINCIPIOS DIDACTICOS DE PEDAGOGÍA CONCEPTUAL

En el libro “Enfoque pedagógicos y didácticas contemporáneas”, Alejandro De Zubiria cuenta como uno de los principios más importantes de la pedagogía conceptual propone que “lo mas valioso que podemos lograr como educadores es que nuestros estudiantes APRENDAN A HACER ALGO, BASANDOSE EN UN CONOCIMIENTO, CON UNA ACTITUD U ORIENTADOS POR UN VALOR”.

Este principio –continúa diciendo Alejandro- retomado por la educación de competencias contiene mucha sabiduría, por eso voy a mostrarle como nació: la educación tradicional[1] privilegió la enseñanza de información, principalmente de datos (fechas, nombres, medidas). Posteriormente, dimos paso hacia la enseñanza de contenidos estructurados significativamente: nacieron los mapas conceptuales, los Mentefactos conceptuales y otros sistemas para representar ideas. Pero no basta con tener ideas organizadas, el nuevo reto ha sido lograr que los estudiantes aprendan a usar el conocimiento, es decir, que aprendan a concluir, investigar, proponer, argumentar, conquistar, enamorar, preguntar, leer.[2]

Dice Alejando que durante mucho años, la pedagogía conceptual se concentró en cómo seleccionar y organizar la información para hacerla comprensible rigurosa y significativa para los estudiantes; en consecuencia, nacieron los instrumentos de conocimiento –nociones, proposiciones, conceptos, precategorias, estructuras formales-, y sus adelantos se cristalizaron en los Mentefactos y en el modelo del hexágono pedagógico. Recientemente, y como resultado de esta misión de enseñar a hacer con el conocimiento. Nació la teoría de las seis lecturas y su evolución: el modelo del lector optimo, para enseñar a leer y a aprehender conocimiento académico.

El primer principio didáctico de la pedagogía conceptual entonces es que cualquier clase que usted realice con pedagogía conceptual, debe proponerse que los estudiantes aprendan a hacer algo, aprendan algo sobre algo, y aprendan o valoren algo. Es decir, se debe establecer un propósito ya sea expresivo, cognitivo o afectivo.

El segundo principio didáctico es que se debe llevar a cabo una secuencia afectiva, cognitiva y expresiva. En la fase afectiva se demuestra la importancia y la utilidad para la vida de lo que se va aprender en la clase. En la fase cognitiva se presentan las enseñanzas, y en la fase expresiva, de acuerdo con Alejando De Zubiria un docente de pedagogía conceptual enfrenta a los estudiantes a la solución de problemas que requieren emplear lo aprendido. En esta etapa lo aprendido se transfiere a la realidad. Es decir, se da el “cierre” de los aprendizajes a través de esquemas de síntesis. Al final se hace una retroalimentación a los estudiantes, se les dice como lo hicieron: que estuvo muy bien, que falta mejorar y que se espera de ellos para la próxima sesión.

El tercer principio es que se deben utilizar instrumentos de conocimientos por edades. Dice Alejando que una de las características más importantes de pedagogía conceptual es que tiene en cuenta el desarrollo intelectual y afectivo de los estudiantes. (…) por ello es fundamental identificar si los estudiantes han logrado un nivel de desarrollo intelectual y afectivo nocional, proposicional, conceptual, para que basándose en ello se diseñen las unidades de aprendizaje.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Sobre este aspecto de los principios didácticos de la pedagogía conceptual, tendremos oportunidad de reflexionar en entradas posteriores.

 


[1] Su padre Miguel le llama acertadamente “educación industrial”. Nota de Andrés Granada

[2] Es la pedagogía conceptual un modelo pedagógico adecuado para formar Analistas Simbólicos? Si, no me cabe la menor duda. Para tener mayor claridad y comprender el porque de esta afirmación, recomiendo la lectura, y sobre todo el estudio del libro donde se acuña el concepto de Analistas Simbólicos. El libro se titula “El trabajo de las naciones” y fue escrito por Robert Reich. Se puede encontrar en la Biblioteca Luis Angel Arango. Nota de Andrés Granada.

 

LA FORMACIÓN DE LA AFECTIVIDAD DESDE LA PEDAGOGÍA CONCEPTUAL

Alejandro De Zubiria[1], plantea una conversación imaginaria entre el Área de Formación de Valores (AFV) de una institución educativa y un Pedagogo Conceptual. En dicho dialogo presenta la manera como se forma la afectividad desde la Pedagogía Conceptual. En este texto conservaré la escencia del articulo original, a nivel personal y profesional me identifico con muchos de los postulados de este modelo pedagógico, pero también discrepo en algunos aspectos. Mis observaciones las podrás leer como notas de pie de página.

Área de Formación de Valores (AFV): Hasta la idea que se ha generalizado es que la pedagogía conceptual privilegia la dimensión cognitiva de los estudiantes. ¿Desde cuándo ha comenzado a trabajar en valores?

Pedagogo conceptual: En realidad, la pedagogía conceptual ha abordado la enseñanza de valores desde su inicio, primero comenzó por los sentimientos, luego siguió con las actitudes, y por ultimo, terminó con los valores. La dimensión afectiva adquiere especial importancia, al ver que muchos estudiantes con dificultades académicas no presentan problemas cognitivos sino afectivos. Comenzamos a indagar en las historias de estos niños y niñas y encontramos que generalmente vivian con un solo padre, y sin hermano: que pasaban mucho tiempo solos y que su red de apoyo era muy débil.[2]

AFV: pero los orientadores y docentes que trabajamos en formación de valores conocemos esta situación.

Pedagogo conceptual: la mayoría de los estudiantes que son atendidos por los orientadores tienen una situación afectiva difícil. Generalmente los colegios son conscientes del problema, pero no de su magnitud; no conocen cuántos de sus estudiantes tienen padres separados, cuántos son hijos únicos, cuántos han realizado un intento de suicidio, cuál es el número de niños que se sienten muy solos.[3]

AFV: En general, ¿qué muestran las investigaciones?

Pedagogo conceptual: el panorama afectivo de los niños es muy complicado debido a que en las últimas tres décadas ha aumentado significativamente el numero de niños que viven con uno de sus padres. Cerca del 30% de los estudiantes viven esta situación. Así, los niños pasan muy poco tiempo con uno de ellos, especialmente con el padre –un hombre que se separa por lo general, no vive con sus hijos y la mayoría termina viendo a sus hijos tres veces al año-. En cuanto a la madre, ella tiene que trabajar más de ocho horas diarias para aportar en todo o en parte al sostenimiento del hogar. En Colombia, aproximadamente el 30% de las familias está a cargo de una madre cabeza de hogar.

En el mundo, sabemos que el número de niños menores de 14 años con depresión se ha multiplicado por 20 con respecto a la última generación. Este es un fenómeno mundial del que no estamos escapando. Además, esta situación tiende a agravarse, pues NADIE[4] está formando a nuestros niños para que sean buenos amigos, compañeros, novios, esposos, etc…, pues quienes lo hacían (padres, abuelos, tios o primos) ya no existen en su escenario.

AFV: es evidente la importancia de aportar educativamente a la dimensión afectiva de nuestros estudiantes ¿Cómo lo hacen los colegios que trabajan con pedagogía conceptual?

Pedagogo conceptual: hemos realizado tres grandes innovaciones que están teniendo muy buenos resultados en los colegios. Primero, hemos diseñado un currículo centrado en competencias afectivas. Segundo, hemos creado una asignatura para desarrollar inteligencia emocional. Tercero, unificamos el estilo de autoridad de los docentes.[5]

AFV: ¿Cuál es la diferencia entre un currículo centrado en valores, como los nuestros, y uno en competencias afectivas?

Pedagogo conceptual: Miremos un ejemplo de un logro en valores y otro en competencias:

Que el estudiante asuma la actitud de solidaridad.

Que el estudiante aprenda a establecer relaciones de reciprocidad, basándose en su conocimiento de las reglas de interacción entre los grupos de pares, y que se esfuerce por ayudar a los otros.

La diferencia es enorme: formar una persona competente afectivamente no es sólo lograr que asuma una actitud –la solidaridad en nuestro ejemplo-, sino también debe saber como actuar. En suma, comprehender en qué consiste la solidaridad, reconocer una actitud solidaria en los otros y actuar asertivamente.

AFV: ¿Lo anterior quiere decir que tenemos que enseñar nuevas cosas a nuestros estudiantes?

Pedagogo Conceptual: por supuesto, imagine a un estudiante que considera que es muy importante ayudar a sus compañeros, pero desconoce todo acerca del funcionamiento de los grupos de pares, usted no llamaría a este estudiante competente. Ahora imagine a un estudiante que sepa todo sobre la forma como interactúa un grupo de pares, pero no considera importante ser reciproco en sus interacciones, tampoco lo llamará competente. Ahora imagine un estudiante que sabe mucho sobre el funcionamiento de los grupos de pares y, además, siente la necesidad de establecer vínculos de mutua ayuda, pero no sabe cómo actuar recíprocamente, tampoco lo denominará competente. Las tres dimensiones se necesitan: el querer, el saber (sobre el contexto) y el saber actuar.

Actualmente para el diseño de los currículos de formación de valores no se tienen en cuenta las teorías derivadas de los estudios psicológicos y sociológicos; tampoco es objeto de enseñanza el actuar competentemente. Los programas se centran primordialmente en el querer.[6]

AFV: Pero no todos los profesores poseen ese conocimiento sobre el saber y el saber hacer, entonces ¿cómo podrían formar personas competentes afectivamente?

Pedagogo conceptual: La formación de actitudes y valores es una tarea que requiere mucha preparación. No cualquier profesional puede enseñar matemáticas, química o física, solamente quienes se han preparado para ello; igualmente, debe ocurrir con la formación de las competencias afectivas. Lo ideal es incorporar al currículo una asignatura con el propósito específico de la enseñanza de competencias afectivas, y encomendar su desarrollo a especialistas en el área.[7]

AFV: ¿Cuál es el “peso” que debería tener esta área?

Pedagogo conceptual: Si el tiempo destinado a trabajar el área se determinara según el “peso” que tiene para la vida de un individuo las relaciones interpersonales –ser buenos amigos, compañeros, novios, esposos, hijos, trabajadores, lideres, vecinos,….- y el “peso” de los dominios cognitivos, es evidente que gran parte del éxito de un individuo depende de un desenvolvimiento apropiado en el ámbito familiar, social y laboral, pero, paradójicamente, en las escuelas más del 90% del tiempo se destina a las competencias académicas: casi la totalidad de las asignaturas están orientadas a la formación cognitiva del estudiante.

AFV: usted ha mencionado la importancia de enseñar a ser amigo, compañero, hijo, etc, pero no ha mencionado actitudes como ser solidario, ser responsable, honesto.

Pedagogo conceptual: Es una muy buena observación. En este aspecto nos diferenciamos de otras propuestas pedagógicas, en cuanto esperamos que nuestros estudiantes, además de poseer estas actitudes, puedan asumir los roles afectivos que les corresponderán en la vida y que lo hagan competentemente.

La primera revolución en la formación de valores y actitudes la hizo la escuela activa, al establecer que la principal función de la escuela debe ser formar actitudes para la vida. Entonces la educación se volcó a formar la autoestima, la solidaridad, el respeto, la autonomía…, casi todo el conjunto de actitudes a los que apuntamos hoy. Desde entonces, no se han realizado avances muy significativos.

Promover las competencias afectivas, pensamos, será la revolución más importante de educación en los próximos 10 años. Sin desconocer la importancia de los debates en torno a la enseñanza de las ciencias, las matemáticas, la lecto-escritura, actualmente la urgencia es garantizar la vida afectiva de nuestros niños y niñas, que están viviendo un proceso nunca antes visto en la historia de nuestra especie: la disolución de las familias. Ninguno de nosotros estaba preparado para este fenómeno, por ello todavía tenemos un sistema educativo diseñado para un escenario en el que los niños tienen abuelos, tios y amigos y, en consecuencia, la escuela se puede dedicar con exclusividad a la enseñanza de las ciencias, las artes y la técnica. No obstante, esa escuela debe cambiar y dar respuesta a un problema de una magnitud no imaginada por los educadores.´

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Completamente de acuerdo con Alejandro!!!! Ese es el punto clave. La escuela debe cambiar, y más que cambiar, EVOLUCIONAR. Para ello se deberán tener en cuenta los más recientes hallazgos en el estudio de la Mente Humana. Personalmente, me imagino esa “nueva escuela” como Centros de Formación Humana. Donde a los niños y niñas se les desarrolle su mente integralmente, es decir, afectiva, cognitiva y expresivamente (sus talentos). Así mismo, serán un sistema donde no entra solo el niño sino, la familia completa. También me lo imagino pequeños, grupos máximo de 150 familias, atendiendo los hallazgos de Robín Dunbar. Y para no limitar el acceso, no dependerá de costosas “pensiones” que paguen las familias (quienes pagaran acorde a su capacidad, y de ser posible con servicios) estos Centros serán financiados por las empresas altruistas. (Sobre esto te contaré con más detalle en próximos artículos)



[1] De Zubiría Ragó, Alejandro “Pedagogía Conceptual” en “Enfoques Pedagógicos y Didácticas Contemporáneas” bajo la dirección conceptual de Miguel De Zubiria Samper. Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá. 2004.

[2] Me parece que esas causas son lógicas y se repiten una y otra vez. Sin embargo, me asalta una duda, ¿será que  las “dificultades academicas” se deben solo a esa realidad? ¿No será más bien que otra de las causas es la obsolescencia del sistema educativo industrial actual? A los muchachos nos le motiva el sistema. Por eso tampoco les interesa rendir. Nota de Andrés Granada

[3] Este es un diagnostico que debe realizar en su etapa inicial el equipo que haga parte de la Escuela de Formación Afectiva.  Se debe iniciar desde aquí. Nota de Andrés Granada.

[4] Esta es una de las razones por las que nace EL TALLER: CENTRO DE FORMACIÓN AFECTIVA. Es necesario asumir la formación afectiva como una causa, estamos atravesando por una verdadera crisis que requiere alternativas innovadores y con capacidad de multiplicarse a lo largo y ancho del país y de América Latina. Nota deAndrés Granada

[5] Dichas innovaciones representan un notable avance en la causa de la formación afectiva. Sin embargo, una verdadera transformación se logrará cuando re-evolucionemos el sistema educativo industrial vigente y dominante. Por otro lado, hoy sabemos, gracias entre otras cosas a Miguel De Zubiria, que la “inteligencia emocional” es un concepto superado y revaluado por la teoría de la afectividad humana. y por ultimo, la formación afectiva no debe ser responsabilidad únicamente de los docentes, aquí se hace necesario vincular a TODA la comunidad educativa. Por eso, desde el Taller: Centro de Formación Afectiva, proponemos la creación de Escuelas de Formación Afectiva al interior de las instituciones. Escuelas conformadas y lideradas por los docentes, padres y estudiantes. Cada uno formando afectivamente a sus respectivos pares.  Nota de Andrés Granada.

[6] Dichos currículos desconocen además la teoría de la naturaleza humana. Debe partirse incluso de la primatologia, la arqueología de la mente, la Psicologia afectiva.

[7] No estoy de acuerdo con esta postura. La formación afectiva no debe estar sólo a cargo de “profesionales” sino de personas expertas en el tema, que no necesariamente han pasado por una universidad. Sino que son personas. Ejemplos y modelos en lo que enseñan. Tampoco comparto la idea de que se incorpore una asignatura especifica a cargo de un “especialista”, eso seria seguir la lógica de pretender abordar los temas cruciales solo con una nueva asignatura, tal y como ocurre por ejemplo con la mal llamada cátedra de “educación sexual”. No, la afectividad, al menos en el sistema educativo industrial actual debe ser trabajada en equipos representativos de la comunidad educativa. (padres, docentes y estudiantes) quienes conformarían las Escuelas de Formación Afectiva. Dichos equipos deben ser formados y actualizados por instituciones externas como los Centros de Formación Afectiva. Nota de Andrés Granada.

PEDAGOGÍA CONCEPTUAL EN LA ESCUELA


Retomando la serie de Pedagogía Conceptual, particularmente el artículo escrito por Alejandro De Zubiria[1], en esta oportunidad compartiré contigo el perfil del estudiante que forma pedagogía conceptual en la escuela, en sus tres dimensiones: intelectual, afectiva y expresiva.

Comparto aquello de la formación integral, pero discrepo el hecho de que tenga como propósito formar estudiantes con “convicciones religiosas”, sería más adecuado pensar en un estudiante con convicciones éticas, movido por una moral sustentada en la naturaleza y en la ciencia. De igual manera, me asiste la convicción de que la Pedagogía Conceptual es un modelo que debe ir más allá de la clásica “escuela industrial”. De hecho, será un modelo central de lo que con mi esposa denominamos Centros de Formación Humana.

EL PERFIL DEL ESTUDIANTE: CONVERSACIONES CON LA ASOCIACIÓN DE PADRES

Presidente de la Asociación de Padres (PAP): para nosotros, los padres, es muy importante saber qué privilegia la pedagogía conceptual en la formación de los estudiantes.

Pedagogo Conceptual: (…) comencemos precisando las tres actitudes deseables en relación con el conocimiento, que una persona puede tener frente al conocimiento: ser creativo, inteligente o creador. Algunos modelos pedagógicos, como la enseñanza para la comprensión, estimulan a los estudiantes para que presenten respuestas originales a muchos problemas. Otros, como la estructuración cognitiva, hacen hincapié en el aprendizaje riguroso y preciso del conocimiento; forman a los estudiantes para resolver con pulcritud y claridad intelectual problemas complejos, pero que tienen una solución precisa. La pedagogía conceptual se propone formar adultos creadores; por ello, más que resolver problemas, nos interesa que los estudiantes creen ensayos, obras de arte o artefactos de gran calidad. Es imposible crear sin la capacidad de esfuerzo, tenacidad y tolerancia a la frustración. Piense en todas las personas que han realizado grandes creaciones, todos ellos han requerido estas actitudes. Este es un enfoque basado en el talento humano, más que en la creatividad.

Los colegios que trabajan con pedagogía conceptual tienen como misión formar profesionales  que construyan herramientas para solucionar problemas, en vez de trabajar en labores muy rutinarias. Piense en un empresario, en el director de nuevos productos e inventos, en el coordinador de un equipo de investigación de un laboratorio, en el director de políticas económicas de un país. Todos ellos son creadores: tienen un conocimiento muy estructurado de su disciplina, son capaces de trabajar arduamente para sacar adelante una idea, dependen del conocimiento y de su capacidad para aprender, lideran un equipo o un proyecto. Ése es el tipo de labores para los que nos esforzamos por preparar a nuestros estudiantes. En síntesis, la pedagogía conceptual se propone formar a los adultos líderes (creadores) de la sociedad del conocimiento.

PAP: nosotros, cuando fuimos estudiantes, no recibimos una formación como la que ustedes proponen. De hecho, todos los representantes de nuestra generación no son inventores o escritores, no desarrollan tecnología, no son gerentes de empresas de conocimiento, y a pesar de ello hemos sido personas exitosas en la sociedad.

Pedagogo Conceptual: si sus padres los hubieran formado para que ustedes realizaran las funciones que ellos hacían, seguramente hubieran cometido un gran error. Pensar que la vida de nuestros hijos será como la nuestra es una grave equivocación. Sus padres y abuelos seguramente trabajaron en labores agrícolas a diferencia de usted, que vive en la ciudad produciendo bienes o prestando servicios. La formación que usted requirió para poder actuar y trabajar en la sociedad fue muy distinta a la que necesitaban sus padres y abuelos. Asimismo, sus hijos vivirán en una sociedad en la cual las personas se dedicarán a crear todo tipo de cosas, desde esculturas, películas de cine, juegos de computador, vacunas, etc.

Probablemente la próxima generación no tendrá empleos para toda la vida, trabajará en proyectos o realizará los propios. No tendrá un horario estricto y un jefe que la vigila y le dice que debe hacer. Probablemente cree una pequeña empresa o labore independientemente o free lance la mayor parte de su tiempo. También es posible que trabaje para empresas que le contrata a través de internet y que tiene su sede en otro país.

PAP: ¿usted piensa que la vida de nuestros hijos será muchos más insegura laboralmente, más móvil y más competida?

Pedagogo Conceptual: más insegura en el sentido de no tener un empleo estable. Mucho más móvil porque trabajarán en muchos proyectos a lo largo de su vida, con personas de otros países. Mucho más competida porque no sólo deberán con personas de su ciudad sino del mundo.[2]

PAP: para nuestra generación las actitudes que debe tener un adulto trabajador son muy claras: responsable, excelente habilidad para interactuar con los otros, conocimiento experto de un área, entre otras. ¿Cuáles cree usted que serán las características de un trabajador en la próxima generación?

Pedagogo Conceptual: en el 2030 será determinante ser emprendedor y capaz de proponer proyectos. Asimismo, los adultos tendrán que ser mucho más  autodisciplinados, porque ellas serán  quienes administren su tiempo y sus recursos. Deberán ser más apasionados, por cuanto emprender un proyecto requiere una alta dosis de compromiso y convencimiento. Actitudes muy diferentes que las necesarias para el desempeño en un empleo.[3]

Este tipo de actitudes no las desarrollaran los estudiantes en la escuela. De hecho, ¿porque piensa Alejandro De Zubiria que para el año 2030 la escuela aún existirá, por lo menos tal y como la conocemos hoy? Estas actitudes serán desarrolladas en instituciones centradas en el desarrollo afectivo, cognitivo y expresivo de los aprendices. Instituciones como los Centros de Formación Humana.


[1] Esta es la tercera parte del articulo “Pedagogía Conceptual” escrito por Alejandro De Zubiría Ragó y publicado en el libro “Enfoques Pedagógicos y Didácticas Contemporáneas” bajo la dirección conceptual de Miguel De Zubiria Samper. Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá. 2004.

[2] Estoy de acuerdo con este pronóstico del autor. Sin embargo, el lector debe saber que su análisis lo hace en el marco de una sociedad capitalista, movida por el afán de lucro y con empresas maximizadoras de beneficio que privilegian la competencia y el egoísmo. ¿Porque no decirle al lector que sus hijos también se pueden encontrar con un entorno “laboral” donde prima el altruismo reciproco, la cooperación,  la ayuda mutua y otras actitudes que favorecen a empresas que no tienen como propósito el lucro sino el cumplimiento de objetivos sociales? Pedagogía Conceptual debe indagar por esas otras realidades, mas humanas y acordes con la expansión moral de la humanidad. Nota de Andrés Granada.

[3] No hay que esperar hasta el 2030, hoy ya es necesario desarrollar estas actitudes. Sobre la autodisciplina, que en términos de Psicologia afectiva, sería un buen nivel de Autoadministración. Este es un de los aspectos más difíciles del emprendimiento. Lo digo por experiencia. Nota de Andrés Granada.

EL PROYECTO SOCIAL DE LA PEDAGOGÍA CONCEPTUAL


El tema de esta entrevista es la postura social –y si se quiere ideologica- de la pedagogía conceptual. A todo modelo pedagógico subyace una ideología, en algunos oculta y en otros evidente. En este apartado se sintetizan las ideas sobre qué tipo de ser humano –y para que sociedad- se propone formar la pedagogía conceptual. Se desarrolla la tesis de que la apuesta más inteligente para los países en vías de desarrollo es formar adultos que puedan participar en la sociedad de conocimiento y crear solidas redes de apoyo afectivo.[1]

Político: ¿los países en vías de desarrollo deberían apuntar a propósitos pedagógicos diferentes a los de países desarrollados?

Pedagogo Conceptual: piense en un niño que hoy tiene doce años y vive en Ecuador, Venezuela, Bolivia o Colombia. Ahora piense en un niño que tiene la misma edad, pero vive en Alemania, Japón o Estados Unidos. Cuando estos dos niños tengan 40 años, en el 2031 ¿tendran los mismos recursos económicos, trabajaran en empresas similares, tendrán el mismo respaldo del Estado, vivirán en sistemas familiares parecidos, vivirán en ciudades similarmente densas?

Político: de hecho, actualmente existe una gran diferencia y seguramente en el futuro éstas se acentuaran.

Pedagogo Conceptual: los educadores sabemos que los modelos pedagógicos construidos en contextos socioeconómicos y culturales muy diferentes a los nuestros apuntan a propósitos que para nosotros no son prioritarios. Desdichadamente, la mayoría de los modelos que usamos en nuestras escuelas se han construido en países desarrollados.[2]

Político: ¿Cuáles son los retos de la educación para países en vías de desarrollo?

Pedagogo Conceptual: quienes trabajamos con pedagogía conceptual compartimos un propósito común, preparar a nuestros estudiantes para que sean competentes en una sociedad que basa su productividad en el conocimiento. [3]

Político: ¿usted piensa que la producción de conocimiento es una prioridad para America Latina, cuando los índices de satisfacción de las necesidades básicas están lejos de ser resueltos?

Pedagogo Conceptual: mire a su alrededor. Los objetos que más valor comercial tienen, como este televisor, los autos que ruedan por la autopista, el computador de su escritorio, los canales de televisión, el equipo de sonido, etc, han sido inventados, producidos y transportados por empresas de otros países. El ingreso promedio de un habitante de nuestros países es de 3.200 dollares al año, mientras que en los países de alto ingreso es de 23.900 dollares, casi ocho veces más. Evidentemente los países en vías de desarrollo no podemos seguir cambiando productos agrícolas y servicios de baja cualificación por tecnología y servicios muy cualificados.

Político: ¿Cómo piensan ustedes lograr formar a un numero significativo de estudiantes para que trabajen y compitan[4] en la sociedad del conocimiento, trabajando con pequeñas elites de niños y niñas?

Pedagogo Conceptual: le voy a mostrar un ejemplo, nuestros países han realizado inversiones significativas con el fin de promover investigaciones y eso está muy bien. A pesar de ello, nuestros estudiantes tienen una minima comprensión de textos académicos. Si ellos no comprenden artículos que reseñan investigaciones, informes financieros, ensayos filosóficos y políticos, no accederán al conocimiento para realizar nuevos inventos tecnológicos, sociales o artísticos. Diseñar un chip, un nuevo sistema de administración de una empresa, un nuevo modelo educativo, un programa para computación requiere mucho conocimiento, que básicamente está consignado en textos académicos a los cuales se accede a través de la lectura. Por esta razón muchos colegios –que prestan sus servicios educativos a niños y jóvenes de diversos estratos socioeconómicos- han formalizado una asignatura en la cual se enseña a leer textos académicos en todos los niveles de escolaridad con el apoyo de material especialmente diseñado por pedagogos conceptuales para tal fin.[5]

Político: eso significa que para ustedes es suficiente con aprender a leer para ser un adulto competente en desempeños que involucren un gran componente de conocimiento?

Pedagogo Conceptual: el proyecto de lectura es solo un ejemplo. Para poder acceder al conocimiento usted debe tener los conceptos básicos de las disciplinas académicas, religiosas[6] y artísticas. Un ciudadano en el 2030 necesita comprender que es un gen, como funciona el sistema inmune o la economía mundial, que caracteriza la depresión. No necesita miles de datos, sino unas pocas ideas claras y organizadas que le permitan comprender y crear realidad. A estos conocimientos organizados y fundamentales los llamamos instrumentos de conocimiento en pedagogía conceptual.

Político: ¿Cómo sabemos cuales son los instrumentos de conocimiento? ¿Los definen los docentes y los estudiantes de un país?

Pedagogo Conceptual: para la pedagogía conceptual quienes saben cuales son instrumentos  de conocimiento fundamentales de las matematicas, por ejemplo, son las personas expertas en el área: economistas, ingenieros y, por supuesto los matematicos puros. Es un error pensar que un niño de ocho años decida lo que debe aprender de cada una de las disciplinas. De hecho, nosotros, en plena adultez, tendríamos serios problemas para establecer los instrumentos de conocimiento que requerimos en nuestra vida.

Político: entonces ¿Cuál es el papel de los educadores en este proceso de definición de los contenidos educativos en un país?

Pedagogo Conceptual: los pedagogos tenemos la tarea de establecer cuáles son los instrumentos de conocimiento que deben aprender los estudiantes según su edad, pues esto no es del dominio de los expertos en el área. También tenemos que resolver el problema de cuál es la mejor forma de enseñar estos instrumentos de conocimiento. Adicionalmente, definir la forma como evaluaremos la comprensión, entre otras tareas de gran complejidad.

Político: ¿la pedagogía conceptual propone que la meta principal de la educación en los países en vías de desarrollo es desarrollar la habilidad para adquirir, analizar y producir conocimiento?

Pedagogo Conceptual: ése es uno de los propósitos fundamentales. El otro e igualmente importante, consiste en desarrollar competencias afectivas. También debemos lograr que nuestros estudiantes sean excelentes seres humanos, buenos padres, esposos(as), madres, amigos (as), compañeros (as) hay tres razones por las cuales proponemos como una finalidad el desarrollo de las competencias afectivas con la misma importancia de las competencias cognitivas. En primer lugar, estamos viviendo un proceso muy acelerado de destrucción de las familias extensas y nucleares: hoy en dia cerca del 30% de nuestros estudiantes viven en hogares de padres separados y alrededor del 25% son niños sin hermanos o hermanas. En ese sentido, para nuestro infortunio, la vida afectiva de nuestros niños se comienza a semejar a la de los niños de los países desarrollados. En segundo lugar, sabemos que la dimensión del vida que más interviene en la felicidad de un ser humano es la afectiva: querer y sentirse querido. Forma personas felices implica, sobre todo, educarlas para hacer una vida afectiva satisfactoria. En tercer lugar, muchos estudias muestran que la “inteligencia” “lógica” sirve de muy poco en la vida si no se acompaña de otras habilidades para administrar las emociones.[7]

Político: ¿piensan ustedes que uno puede aprender en el colegio a ser un buen padre, amigo, hermano, etc?

Pedagogo Conceptual: construir un noviazgo es una labor mucho más difícil para un joven de 16 años, que resolver una ecuación diferencial. Este joven necesita conocer mucho sobre la forma como se desarrolla, las fases por las que atraviesa, los conflictos más comunes y, a la vez, debe saber administrar muy bien la cascada de emociones que experimenta. Para un niño de ocho años no saber hacer amigos puede significar su fracaso escolar, porque la escuela se convierte en un lugar insoportable. Poder identificar los compañeros con los que puede ser afin, saber entablar una conversación, compartir recíprocamente, etc, son algunos aprehendizajes para su vida afectiva.

Político: ¿a quién corresponde enseñar a los estudiantes todas estas habilidades, al profesor de ciencias?

Pedagogo Conceptual: lo importante es que exista un espacio de clases dedicado a la enseñanza de estas competencias y un equipo de profesores que profundice en el tema. La pedagogía conceptual va más allá: propone una asignatura innovadora que desarrolle un plan curricular especial para cada nivel escolar.

Político: una última pregunta. ¿Creen ustedes que es un error “importar” modelos pedagógicos desarrollados en otros países?

Pedagogo Conceptual: creemos que se deben emplear las ideas y herramientas que consideramos efectivas para educar a nuestros niños y jóvenes, siempre y cuando los propósitos a los que apuntamos sean muy claros.

Transcripción de Andrés Granada

http://andresgranada.wordpress.com

Las notas de pie de pagina son observaciones de Andrés Granada. El objeto es contrastar el modelo con el paradigma de la Sociedad de la Información.

Si deseas recibir actualizaciones de este tema, sólo tienes que suscribirte al blog dejando tu correo electrónico.


[1] Esta es la segunda parte del articulo “Pedagogía Conceptual” escrito por Alejandro De Zubiría Ragó y publicado en el libro “Enfoques Pedagógicos y Didácticas Contemporáneas” bajo la dirección conceptual de Miguel De Zubiria Samper. Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá. 2004.

[2] Todos esos modelos pedagógicos, incluyendo el de Pedagogía Conceptual, se han construido pensando en una Sociedad Industrial. Sostengo que el Sistema Educativo actual va a desaparecer y se va a transformar en un Sistema Formativo. Eso cambiará el paisaje de la escuela. Nota de Andres Granada.

[3] Me pregunto ¿Cuál es la postura ETICA de la Pedagogía Conceptual? ¿Para qué tipo de empresas del conocimiento prepara a sus estudiantes? ¿Empresas tipo Copyright o Copyleft? Empresas con Ética Capitalista o con Ética Hacker? Algún día despejare estas dudas directamente con el Maestro. Nota de Andres Granada.

[4] Desde la Ética Hacker, en la sociedad del conocimiento no se compite, se COOPERA y se distribuye libremente el conocimiento. Nota de Andres Granada.

[5] Es muy importante el avance de la pedagogía conceptual, sin embargo, no creo que sea suficiente con la introducción de una asignatura específica dentro del currículo industrial. El sistema educativo debe evolucionar hacia un SISTEMA FORMATIVO donde el desarrollo del intelecto sea crucial, a la par del desarrollo del afecto y del talento. Nota de Andrés Granada

[6] No creo que sea fundamental el tema religioso, salvo que se abordado desde una perspectiva antropolica e histórica y no como doctrina basada en dogmas. Nota de Andrés Granada.

[7] No solo las emociones Alejandro, también los sentimientos, las actitudes, los valores y los principios.

LA GENEALOGÍA DE LA PEDAGOGÍA CONCEPTUAL

El tema de esta entrevista es la genealogía de la pedagogía conceptual y el propósito es contestar la pregunta: ¿de cuáles propuestas pedagógicas se derivan sus posturas didácticas? Esta breve entrevista es la síntesis de muchas conversaciones que hemos tenido los profesionales del equipo pedagogía conceptual, para intentar “descubrir” quienes son lo “padres” del modelo. De ahí que en la entrevista un pedagogo conceptual pregunte sobre este tema a los creadores de esta pedagogía, y que se desarrolle lo que en pedagogía conceptual conocemos como la clase supraordinada de este concepto.[1]

Pedagogo Conceptual: ¿quiénes son los “progenitores” de pedagogía conceptual (PC)?

Creadores de PC: la historia de la familia da la pedagogía conceptual se remonta hasta la bisabuela: las didácticas contemporáneas (que se basan en teorías de la mente) –digo nuestra bisabuela porque, como usted sabe, de los bisabuelos, abuelos y padres uno nunca está completamente seguro-.

Todos los que somos nietos o hijos de esta maravillosa bisabuela tenemos varias características comunes: el que nos vea sabe inmediatamente que somos de la misma familia.

La pedagogía conceptual es una de las bisnietas más jóvenes, heredo de la bisabuela ideas como: los estudiantes poseen estructuras mentales para aprehender, que se modifican con el tiempo: los niños no son adultos enanos, que tienen una caja negra que simplemente se va llenando con el tiempo. Por esta razón, en pedagogía conceptual nos hemos dedicado durante muchos años a comprender las estructuras de aprendizaje  de los niños y la forma como éstas cambian en el tiempo –los instrumentos de conocimiento-. Asimismo, nuestra abuela nos enseñó que para comunicarnos más fácilmente con la mente de nuestras estudiantes debíamos emplear esquemas que representen las ideas y sus relaciones, en oposición a recitar oraciones y datos. Por esta razón, los pedagogos conceptuales empleamos Mentefactos para enseñar.

Nuestra bisabuela nos enseñó también que los seres humanos aprenden aquello que consideran valioso y relevante; en consecuencia, los docentes deben impregnar de significado afectivo las enseñanzas que imparten: cambiar la sumisión por la motivación. Por esta razón, los pedagogos conceptuales dedicamos horas de clase a comprometer a los estudiantes con el nuevo aprendizaje, sustentando la relevancia y utilidad de lo que aprenderán. De igual forma, nos preocupamos mucho por desarrollar las áreas de talento de cada estudiante, es decir, los ámbitos de pasión creadora que potencialmente tienen los estudiantes.[2]

De las didácticas contemporáneas aprendimos también que para que nuestros estudiantes realmente aprehendan debemos activar sus procesos mentales a través de preguntas. El estudiante accede al conocimiento no sólo por su experiencia, sino –y en especial- porque el profesor enseña conocimientos elaborados y sofisticados a través de explicaciones ejemplificadas (didácticas deductivas)

Como bisnietos de las didácticas contemporáneas, para los pedagogos conceptuales lo más valioso de nuestros estudiantes no es su memoria, sino los procesos cognoscitivos y afectivos, como lo más valioso de nuestros docentes no es su “almacen de datos”, sino su capacidad para desarrollar la mente humana. Le debemos mucho a Decroly, a Montessori, a Freinet y a todos esos revolucionarios que combatieron creativamente los vicios de las didácticas tradicionales.[3] Compartimos muchos de sus principios fundamentales pero, como ocurre en todas la familias, en el desarrollo de esas propuestas nos hemos ido diferenciando significativamente.[4]

Pedagogo conceptual: hemos hablado de la bisabuela, pero ¿qué le enseñó la abuela a pedagogía conceptual?

Creadores de PC: de la bisabuela nacieron dos hijas, nuestra abuela las didácticas estructurales y nuestra tía abuela, las didácticas funcionales. Ya nuestra bisabuela había propuesto la idea de la existencia de una mente que aprende y de una motivación que la induce a aprender más; de nuestra magnifica abuela aprendimos que la forma como aprende un niño de cinco años es cualitativamente diferente a como lo hace uno de nueve, o una niña de doce años. Existen estados del desarrollo intelectual y cada uno emplea “una caja de herramientas de aprehendizaje”

Como nietos de las didácticas estructurales, creemos que los estudiantes emplean instrumentos de conocimiento: nociones, proposiciones, conceptos, precategorias y categorías, términos que denominan la forma pedagógica que le hemos dado en pedagogía conceptual a la idea de nuestra abuela de los estadios del desarrollo intelectual.

De esta manera, cualquier pedagogo conceptual sabe con qué estructura cognoscitiva aprende un estudiante de acuerdo con su edad y, por lo tanto, organiza sus enseñanzas en función de las características de estos instrumentos de aprendizaje.

A diferencia de los hijos de nuestra tía abuela, quienes piensan que debemos enseñarles a los estudiantes saberes hacer intelectuales: sintetizar, concluir, argumentar, problematizar; quienes nacemos de las didácticas estructurales defendemos la necesidad de que los estudiantes desarrollen estas operaciones no al vacio, sino sobre los conocimientos de las disciplinas. Nuestros estudiantes no sólo deben saber probar hipótesis, también deben comprehender los postulados del modelo heliocéntrico, las características de los estados democráticos, el proceso bioquímico de la mitosis.[5]

Pedagogo conceptual: hablemos ahora de su madre, ¿qué aprendieron de ella?

Creadores de PC: tenemos una madre muy afectiva, las didácticas estructurales afectivas, de las cuales aprendemos que el sistema afectivo de los estudiantes es tan o más importante que el sistema cognitivo. Su gran aporte fu intuir que la afectividad debería tener un espacio mucho más importante y sistemático en la escuela.[6] La tarea de los pedagogos conceptuales ha sido conceptuar las competencias afectivas que deben poseer los estudiantes. A diferencia de nuestros hermanos –enseñanza para la comprensión-, la afectividad no debe estar en función del aprendizaje de los contenidos de las disciplinas científicas, sino que debe ser un eje curricular en si mismo. Cualquier estudiante además de considerar valioso el invento de la penicilina, debe aprender a hacer amigos, a tener posturas políticas, a mediar en los conflictos, a identificar sus emociones[7], a valorar, optar y decidir. Uno de los grandes avances de la pedagogía conceptual, que la hacen una digna hija de las didácticas estructurales afectivas, ha sido crear planes de estudio para desarrollar la afectividad –una de las tres dimensiones del ser humano- lo cual nos separan de las didácticas que consideran la afectividad en función de la inteligencia fría, y que nos otorga un espacio propio dentro del aula.

Transcripción de Andrés Granada

http://andresgranada.wordpress.com

Las notas de pie de pagina son observaciones de Andrés Granada. El objeto es contrastar el modelo con el paradigma de la Sociedad de la Información.


[1] Esta es la primera parte del articulo “Pedagogía Conceptual” escrito por Alejandro De Zubiría Ragó y publicado en el libro “Enfoques Pedagógicos y Didácticas Contemporáneas” bajo la dirección conceptual de Miguel De Zubiria Samper. Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá. 2004

[2] Haciendo la relación, puedo decir que este propósito mucho de Etica Hacker, cuyo valor más importante es la Pasión. Nota de Andrés Granada.

[3] El Maestro Miguel corregiría a su hijo y diría “didácticas industriales” ¿No es así maestro? Nota de Andrés Granada.

[4] Podria decirse que la Pedagogía Dialogante (Julian De Zubiria) es hermana o hija de la Pedagogía Conceptual (Miguel De Zubiria) Qué habrá pasado ahí? Nota de Andrés Granada.

[5] No me queda claro esto último. Qué sentido tiene seguir depositando conocimientos específicos?

[6] Pienso que Alejandro esta pensando una solución, el problema es que lo hace en el marco de la sociedad industrial, por ende de la escuela industrial. Desde mi punto de vista, en la Sociedad de la Información desaparece incluso el sistema educativo tal y como lo conocemos actualmente. Se va a migrar hacia un SISTEMA FORMATIVO centrado en el desarrollo de la mente de los estudiantes, (afectiva, cognitiva y praxicamente) No se trata de un maquillaje al sistema industrial, se trata de una adecuación a las nuevas realidades sociales y tecnológicas.

[7] Y sus sentimientos, y sus actitudes, y sus valores y sus princios, debe aprehender su afectividad que lo hace humano. Nota de Andrés Granada